lunes, 30 de marzo de 2015

¿JUDÍOS CRISTIANOS? TESTIMONIO DEL CARDENAL LUSTIGER


Jesucristo, el fundador de la Iglesia Católica que por más de XX siglos permanece inconmovible a pesar de los ataques de sus enemigos, los de fuera y los de dentro, era Judío.
Judío y practicante, Jesús de Nazaret, hijo de María, la "hija de Sión", e hijo adoptivo de José el artesano, nace en el corazón de una familia profundamente religiosa. José es conocido por todos por ser un hombre bueno, "temeroso de Dios". Varón justo. Justo desde la perspectiva judía, es decir... santo.
¿Qué suponen las raíces judías para una persona...? No es un asunto de raza, como torpemente lo señala Hitler, es más algo relacionado con la cultura, con las creencias y con una vocación recibida ya por los patriarcas: Abraham, Isaac y Jacob. Ser judío es ser miembro de un pueblo escogido, es ser puesto a parte, separado de alguna manera para una misión especial: dar testimonio del Dios Vivo.
Ser judío es estar asociado al Dios de Israel, Adonai, para lo mejor y para lo peor, y eso a través de la historia lo hemos visto repetidas veces, alguna de aquellas son las que quisiéramos no recordar, pero que debemos no olvidar para que todo hombre entienda que en sí mismo, cada uno tiene la suficiente violencia como para poner a otro hombre sobre una Cruz y hacerle perecer de manera abominable.



Shema Israel Adonai eloheinu, Adonai ejhad.

Escucha Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno.

Estas son las palabras que impregnan la identidad del pueblo judío y estas son las mismas palabras que, habiéndolas recibido Moisés en el Sinaí, es ahora el Mesías, este nuevo Moisés, que las volverá a proclamar de manera amplificada desde el monte de las Bienaventuranzas y de manera dramática y desgarradora desde la colina del Gólgota.

San Pablo habla a favor del pueblo de Israel cuando expone de manera profundamente teológica el destino y la vocación de Israel. Lo hace a tal punto que desentraña con una hondura profética algo a lo que no duda en llamar "El misterio de Israel". En efecto, los capítulos 9,10 y 11 de la carta a los Romanos, son el lugar donde San Pablo, el antiguo Saulo, celoso de la ley de Moisés y por ello mismo, feroz perseguidor de los cristianos, inquebrantable y tenaz hasta el día del encuentro con "Aquel que nadie puede ver sin morir", ese Saulo murió. Murió a una vida de legalismo y murió alcanzado por una ceguera física y un temblor de alma que, paradogicamente, le hará ver la realidad de su propia vida y la de su pueblo, con unos ojos de resucitado.
Tan igual como los discípulos de Emaus recibieron el don de reconocer al Señor en aquel caminante que se hizo el encontradizo, así, Saulo cae a los pies de Jesús de Nazaret y no se levantará sino después de algunos días en que recibirá el don de la visión que le permite comprender este magnífico plan de Dios.



Este endurecimiento parcial que sobrevino a Israel es permitido por Dios. Esta ceguera que impide a los líderes religiosos de la época de Jesús reconocer lo EVIDENTE... "los cojos andan, los ciegos ven, los muertos resucitan..." Dios está con nosotros, en medio de nosotros, pero no le podemos ver. Israel se endurece delante de lo evidente y San Pablo no duda en afirmar que es el medio que Dios permite para que todas sus criaturas los hombres, accedan al rango inigualable de hijos de Dios. Es gracias al rechazo de Israel que el mundo ha recibido la Buena Noticia y con ella al Mesías prometido desde antiguo. Jesús, ese Jesús que por tanto nunca dejo de ser judío y judío practicante.
San Pablo también nos conduce sobre las alas de la profecía a un acontecimiento que ocurrirá como signo del final de los tiempos. Israel se convertirá, esto significa que el pueblo judío reconocerá en Jesús de Nazaret al Mesías que ha esperado con suspiros y lágrimas, de shabbat en shabbat, durante siglos.
Es un endurecimiento que no es provocado por Dios.
San Pablo nos advierte pidiéndonos que nos cuidemos del orgullo y el engreimiento espiritual porque nos puede sobrevenir también ese mal. 
Esta inconversión es consecuencia de elecciones personales que sumadas condujeron a todo un pueblo a rechazar al Esposo que tanto esperaba. Pero como es muy propio de Dios sacar de males tan grandes, bienes inigualables e incomparables, así, gracias a este gravísimo pecado, es toda la gentilidad que recibirá la salvación proyectada desde el momento mismo del pecado original.


Por eso, los cristianos que a la vista de los judíos practicantes, estos los más piadosos de Israel, los hasidim,  no somos sino una antigua secta del judaísmo, no terminan de comprender que "somos la única secta en la historia religiosa que ha tenido más éxito que la religión de origen". Será por esto seguramente y sobre todo por la gracia Divina que un judío puede dejarse encontrar por quién le busca con corazón sincero. Son muchos judíos en la historia y hasta nuestros días que, repentinamente, casi como empapados por una lluvia abundante que les sorprende en el camino, son visitados por el Espíritu Santo y como Saulo, tienen un encuentro con el Mesías, Jesús, el Hijo de Dios, que esta vivo y que da cumplimiento a todas las promesas hechas a Israel desde antiguo, en la vida de ese judío.


Para hablar de la película que hoy comento, he tenido que hacer esta introducción, porque para entender con mayor profundidad lo ocurrido con el Cardenal Lustiger o Edith Stein, hace falta antes leer a San Pablo y la explicación que nos da del misterio de Israel.

Jean-Marie Lustiger, fue hijo de un matrimonio judío que vivía en Polonia antes de la segunda guerra mundial. Ocurrida la invasión alemana a la Polonia Católica y diversa del siglo XX, esta familia será golpeada de la misma forma brutal como fueron golpeadas muchas otras familias judías por las hordas nazis. Los esposos Lustiger habían emigrado a Francia y el hijo pequeño, fruto del amor conyugal y a quien le pusieron por nombre Aaron, crecía como otro niño francés de la época. Invadida Francia también, este matrimonio es deportado a Polonia y la madre de Jean-Marie es conducida al campo de exterminio en Auschwitz donde conocerá el mismo destino que miles de judíos, polacos, gitanos, sacerdotes y otros considerados por el nazismo como enemigos infrahumanos de la "perfección germana".



Entre tanto, Jean-Marie tiene un encuentro con un niño alemán, que no le sabía judío y que con una ira diabólica le hablará de lo que debe hacerse con los judíos. Esto produjo un enorme horror en el niño y a la vez, le abrió los ojos ante lo que venía aconteciendo detrás de los cercos minados de los campos de exterminio nazi.
La separación de sus padres que le permitió seguir con vida, pasa por el hecho de tener que viajar a la ciudad de Orleans donde es acogido por una mujer y su familia que le recibirá como una verdadera madre. En este tiempo él conocerá el consuelo de la compasión aún, si bien era cierto, el mundo se desangraba producto de la infame violencia y odio nazi, también había gente, personas de carne y hueso, que no temían arriesgar la propia vida para ayudar a aquellos que sufrían persecución, entre otros, muchos católicos practicantes encabezados por el Papa Pio XII. Este era verdaderamente el rostro del Amor que como la luz, resplandece en medio de las tinieblas del odio inhumano.



Es en este contexto que Aaron Jean-Marie tiene su encuentro personal con Jesús. Su padre, sobreviviente de la guerra, culpará a los católicos que le acogieron de haber convertido a su hijo en un renegado de la fe judía. Pero como el mismo muchacho explicaba, pidió ser bautizado cristiano a los 14 años por que "quería ser un judío completo". Hermosa frase que nos muestra de una manera irrefutable a qué punto este niño Judío había comprendido quién era el Mesías y qué trascendencia tenía este hecho en su vida.

Pasados los años, Jean Marie se hará estudiante en la Sorbona, no sin antes conocer los rigores de un trabajo como mecánico en un pueblito de Orleans. Estudió letras y también filosofía, participó activamente en los círculos de estudiantes Católicos y poco a poco dirige sus pasos hacia el Ministerio Sacerdotal.
Los primeros años como cura prestó servicios en la parroquia de Santa Juana de Chantal donde sus prédicas tocaron a muchos corazones.


Es nombrado Obispo de Orleans por decisión del Papa Juan Pablo II. Le conoció entonces y supo que no se había equivocado. Jean Marie era un clérigo dinámico y audaz como Jerzy Popieluzko, el mártir polaco. No mucho tiempo después, el mismo Juan Pablo II le nombra Cardenal y su consejero. Gracias a ello es que "El cardenal Judío" podrá prestar servicios invaluables a la Iglesia, sobre todo en el diálogo intereligioso entre judíos y cristianos.

Respecto a la película, les puedo decir que es un filme francés hecho para la televisión pero que no por ello es menos valioso. La producción está tan bien cuidada y lograda que ha conseguido durante estos primeros meses del año 2015 proyectarse en diferentes salas de cine en el mundo. Les animo vivamente a verla porque quedarán gratamente sorprendidos al contemplar la actuación de los personajes centrales.
Tal vez, uno de los aspectos que más me ha gustado y conmovido es ver lo que podría haber sido la relación entre estas dos personas, San Juan Pablo II y el Cardenal Lustiger en un momento de la historia del mundo y de la Iglesia en que era necesario la intervención de hombres tan valientes como estos dos que han animado mi relato.

         LUSTIGER, EL CARDENAL JUDÍO

  1. Este es un filme que se enfoca en la historia del Cardenal Jean - Marie Lustiger, hijo de inmigrantes judíos provenientes de Polonia y que mantuvo su identidad cultural como judío, incluso después de convertirse al Catolisismo a los 14 años y, más tarde, tomar el camino de la consagración sacerdotal.
    Su deseo fue de ser un cura de parroquia que se dedicara a acercar a las almas a Dios, pero la Providencia Divina querrá para él un rápido ascenso en la jerarquía eclesiástica. Fue nombrado Arzobispo de París por el Papa Juan Pablo II y encontró una nueva plataforma para reivindicar su doble identidad como verdadero judío y, a la vez, verdadero Católico, lo que le supuso tanto amigos como enemigos de ambas partes.
    Cuando allá por los años 80, las monjas Carmelitas establecieron un convento de clausura dentro de las murallas del campo de concentración de Auschwitz, se produjo un conflicto muy delicado con la comunidad judía internacional. El Cardenal Lustiger se encuentra como mediador entre judíos y católicos y su gran combate fue, siendo justo, encontrar una solución para unos y otros.
    Hermoso filme preparado para la televisión que nos revela por un lado, la gran amistad entre San Juan Pablo II y este Cardenal Judío y por otro lado el conflicto interior del prelado Lustiger, quien descubre a medida que crece como hijo de Dios, que ser católico no suponía en absoluto renegar de sus raíces judías. Muy por el contrario ... él es judío .... como Jesús también lo fue.




  2. Título original: Les métis de Dieu
  3. Título en Español: Lustiger, el Cardenal Judío
    Año: 2013
    País: Francia
    Director: Ilan Duran Cohen
    Guión: Chantal Derudder
    Música: Nathaniel Méchaly
    Fotografía: Christophe Graillot
    Actuaciones de: Laurent Lucas,
    Aurélien Recoing, Audrey Dana,
    Pascal Greggory, Grégoire Laprince-Ringuet,
    Alex Skarbek, Vincent Furic,
    Henri Guybet, Aurelién Heilbronn,
    Zbigniew Jankowsky, Jean-Noel Martín y 
    Nathalie Richard.
    Género: Drama Biográfico
    Idioma: Español
    Duración: 98 minutos
    iMAGEN 16/9 Fuell HD
    Sonido Dolby Stereo
    Menú Principal Dinámico
    Menú de Escenas
    Menú de Extras
    Formato: DVD5
    Región: ALL
    Sistema NTSC






    NOTA

    Este y los demás títulos publicados en este blogger
    no son películas de descarga sino DVD'S completos
    De venta en la Librería Salesiana de Lima y en
    la Librería Foyer de Charité



jueves, 9 de octubre de 2014

JOSÉ DE EGIPTO: EL GENERO BÍBLICO VUELVE CON FUERZA



La cadena de televisión privada Mundo Fox, sorprendió con la apuesta por el genero Bíblico introducido dentro de su programación. El resultado ha sido el de un éxito rotundo. Porsupuesto, la producción en cuestión es de una factura impresionante. Sorprende aun más que la productora sea brasileña porque, a pesar que la televisión de ese país ya había logrado una buena calidad en sus series a través de los años (me refiero a la interpretación y escenografía, no necesariamente al contenido) esta es la primera vez que se arriesga con una saga Bíblica que además tiene la particularidad de venir en el formato de miniserie.


Efectivamente, la productora brasileña Rede Record inició su audaz proyecto el año 2010 con la miniserie "Reina Esther". Luego, el año 2011 presento la historia de "Sansón y Dalila". El 2012 crea la miniserie "Rey David" y el 2013 nos presenta esta puesta en escena formidable: "José de Egipto".
Es de notar que Rede Record en una verdadera escalada, propone una miniserie por año y que a medida que pasa el tiempo, la experiencia anterior va dejando mucha expertice en el resultado de la siguiente. Además, la acogida que han tenido estos contenidos para la televisión ha sido tan grande en el mundo que ese mismo hecho ha incrementado de manera muy importante los recursos para mejorar sus producciones.



El mes de octubre del 2013 es exhibida por primera vez para el público de habla española a través de la señal privada de Mundo Fox la miniserie. Se sabe que la realización del proyecto demoró aproximadamente 7 meses, sin contar todo el trabajo previo referido a los libretos, las adaptaciones y el concepto matriz.
Fue filmada en Israel, Chile (desierto de Atacama), Egipto y en Brasil, en los gigantescos estudios de Red uno de los cuales está en la ciudad de Avaris y el otro en Río de Janeiro.
La inversión sobrepasa los 36 millones de dolares invertidos escrupulosamente en lo elaborado de la vestimenta, las escenografías, los paisajes y el gran elenco de actores principales y también secundarios.


ABRE-CULTURA-CAPA-IE.jpg

En cuanto a la tecnología los estudios Rede Record ha adquirido los equipos de última generación en imagen digital HD (Camaras digitales Harri Alexa) que permite conseguir un resultado en las filmaciones notoriamente superior a sus trabajos anteriores.
Y todo esto al servicio de este genero de producciones para la televisión que está cautivando a miles de seguidores en Todo Europa, Estados Unidos, Japón, Perú, México y Reino Unido.

chamada.jpg

IMPORTANCIA ESPIRITUAL DE ESTA SERIE

Más allá del profundo sentido espiritual del contenido de la serie y dando prueba de la permanente vigencia de de las enseñanzas Bíblicas, esta serie es importante por que llega a un público que no necesariamente es creyente y llega bien. Entre los comentarios y opiniones que circulan por la red los televidentes, que repito no son forzosamente cristianos, destacan la fuerza de la historia, lo profundamente noble del mensaje, el valor de la fidelidad, de la verdad, de la esperanza, la fe y el amor que se enfrentan tal cual ocurre en la vida cotidiana con males como los celos, la envidia, el miedo, la cólera o los deseos de venganza.
Personalmente estoy profundamente edificado por los comentarios de jovenes tanto varones como damas que naturalmente expresan lo que les ha "enganchado" a esta serie. Por ello mismo es motivo de reflexión y de toma de conciencia para ti querido lector, que vivimos en un mundo que, si bien es cierto está a infinita distancia de ser un paraiso de bien, ese bien no está más presente porque a los cristianos nos hace falta el coraje de anunciar la Buena Nueva.


El bien no es un discurso o un artículo necesario para ser mejor. Antes que todo eso, el Bien es una  PERSONA, es la persona de Jesucristo que viene a liberar al hombre de aquello que atrofia su humanidad. El mal es aquello que nos impide ser lo que somos, seres humanos y Jesucristo tomó nuestra carne para enseñarnos en el amor a ser plenamente humanos. No por nada Él mismo se auto proclama "El Hijo del hombre", ¿por qué? porque ama profundamente nuestra humanidad.
El personaje Bíblico de José, hijo del patriarca Jacob es una fuerte imagen del Mesías. Es otra cosa leer o en este caso ver la historia de José de Egipto, identificando aquellos signos interiores que le hacen semejante a Jesús, semejante en el sufrimiento, semejante como víctima pero más semejante aún en el perdón y la misericordia ofrecida a los que le quisieron mal.
Son muchas las razones por las que les recomiendo esta serie y estoy seguro que, aún en el caso que hubieras visto otra película referida al mismo tema, esta experiencia no te dejará defraudado.


sinópsis+(1).jpg (300×54)

Dios hizo Alianza con Abraham, Isaac y Jacob. Es justamente este último, heredero de las promesas Divinas que engendrará muchos hijos. Uno de ellos, el penúltimo se llamó José y su nombre significa "El que hace crecer". Esta  es la espectacular historia de José, Patriarca del Antiguo Testameno, que se hubica en el tiempo allá por el año 1716 a.C.. 
En esta miniserie preparada con un especial cuidado en los textos y las escenografías, lo mismo que en los vestidos y los usos de la época, el espectador recorre con especial detenimiento por la historia de este personaje Bíblico. Durante los 30 capítulos, el espectador puede entender cómo, desarrollándose los hechos, uno a uno, algunos más felices que otros, la providencia Divina va guiando los pasos de José. Es el mismo Dios que permite males tan grandes como el que fuera vendido por sus hermanos y así quede desterrado en un país extranjero en calidad de esclavo, es también el mismo Dios que utiliza ese mal, no querido por Él pero obrado por los hombres, para así en renglones tan torcidos escribir la historia de la Salvación.
Le invitamos a espectar esta gran producción, la tercera, después de "Reina Esther" y "Rey David", y que dejará en su alma la conciencia de que el Señor obra todo en todos y que siempre el bien se posa en aquellos que aman a Dios.





Título Original: Jose do Egipto
Título en Español: José de Egipto
País: Brasil
Año: 2013
Director: Alexander Avancini
Género: Miniserie Bíblica HD
Producción: Rede Record
Record TV Network
Adaptación: Vivian Oliveira
Director de Arte: Daniel Clabunde
Música: Daniel Figueiredo




Listado de Personajes 

Angelo Paes Leme es José (adulto),
Mayté Piragibe: (Asenat adulta)
Rychi Tavares: José (joven)
Ana Rita Craqueira : Asenat (joven)
Bianca Rinaldi: Tani (Esposa de faraón)
Larissa Maciel: Sati
Leonardo Vieira: Faraón Apófis
Taumaturgo Ferreira: Putifar
Carla Cabral: Bila
Samara Felippo: Dina (adulta)
Maylla Christie: Raquel
Caio Junqueira: Simeón
Eduardo Lago: Pentefres
Sandro Rocha: Seneb
Iran Malfitano:  Hapu
Babi Xavier: Elisa
Gustavo Leao: Benjamín (adulto)
Victor Hugo: Judá
Marcela Barrozo: Dina (joven)
Paulo Nigro: Siquen
Camila Rodrigues: Tamar
Guilherme Winter: Rubén
Andréa Avancini: Zilpa
Felipe cardoso: Levi
Nanda Ziegler: Naamá
Thelmo Fernandes: Jetur
Juliana Boller: Mara (adulta)
Bruno Padhila: Kedar
Henrique Ramiro: Onán
Rafael Sardao: Nekau
Caetano O'maihlan: Gibar
Joelson Medeiros: Mitri
Henri Pagnoncelli: Hamor
Daniel Bouzas: Thot
Joau Vitor: Selá
Elder Gatelly: Ismael
Janaina Moura:Moema
Bia Braga: Mara (joven)
Fernando Sampaio: Neftalí
Eduardo Spinetti: Dan
Vasco Valentino: Gad
Eduardo Melo: benjamín (niño)
Binho Beltrao: Er
Edu Porto: Isacar
Wendell Duarte: Aser
Acacio Ferreira: Zabulón



Datos Técnicos

Calidad de Imagen: Full HD
Tamaño de Imagen: Panorámica 16:9
Sonido: Stereo 5.1
Idioma: Español
Sin Subtítulos
Total de Capítulos: 30
Duración del capítulo: Aprox. 45'
Total de Discos: 8 (discos DVD)
Duración Total: 30 horas aprox.
Menú dinámico principal
Menú dinámico de Capítulos
Menú dinámico de Extras
Formato: DVD5
Región: ALL
Sistema: NTSC